Rss Feed
  1. Barco Pirata

    domingo, 16 de diciembre de 2007


    Hola hola a todos los rehenes enloquecidos saludos en vuestros cautiverios cibernicos. Bueno nenes y nenas después de las salutaciones y en honor al titulo, que para algo lo ponemos hablare del Barco Pirata de PLAYMOBIL. Porque tios es navidad, y estoy hasta el gorro de ver anuncios de mantis gigantes teledirigidas y de circuitos del fuego del averno de hotwells. Si tios porque todo esto son memeces si lo comparamos con la cúspide jugetera de mi infancia. Si chicos sois tope listos me refiero al barco pirata.
    Pongamos en antecedentes primero para poder contextualizar de forma correcta las razones que luego expondré de forma poco hábil y con menos gracia (ser un inútil es así).
    Yo nací en el ochenta la época del boom de los trabajos manuales y de los juguetes no violentos, una época en la que los adultos iban con pantalones de pata de elefante y jerséis de llana estilo Evo. Era una época de paz y amor. En esa era de "esplais", montañismo y recuperación de libertades triunfaban los playmobil también conocidos como CLIKS.
    Esta variedad de muñecos articulados (poco, solo podían ponerse en pompa) cantidad de carismáticos aunque no de gran variedad ( visto uno vistos todos) pero si de complementos. Había desde la granja (otro clásico), pasado por gasolineras, hospital estación de tren…. Entre ellos destacaba sobradamente la joya de la corona: el barco. Destacaba evidentemente por ser uno de los mas grandes pero ante todo por ser el mas “macarrilla” dentro de un universo que fomentaba el juego cívico y políticamente correcto. Esto era así porque el barco tenia cañones, si tios. Geniales cañones que disparaban unas pequeñas bolas que se acababan perdiendo inevitablemente. El barco también tenia ruedas lo cual era genial para jugar por el suelo, o en m caso hacerlo surcar por los mares de la alfombra de mi abuela. Los cliks que en el venían eran piratas. Bueno en realidad eran clicks con complementos de piratas es decir espadas y creo que también alguna pistola.
    Hasta aquí este humilde homenaje a uno de los juguetes que mas he deseado en mi infancia, aun recuerdo el tiempo que me pasaba delante del escaparate de jugeteria. Si tíos y soñaba que se rompía y podía arrasar con todo y llevarme el dichoso barco y ya de paso todo lo demás.

    PD. Cuando paso el tiempo y deje de jugar con Clicks y pase a los Gi´joes recicle las figurillas para que me sirvieran de inocentes rehenes civiles en las manos de las hordas de los cobra (la vida es asi)

  2. 3 comentarios:

    1. Crazy! dijo...

      ¡Yo aún lo tengo!. El mismo que el de la imagen. Los pobres están ya todos mancos, cojos o con la columna partida, pero ahí siguen. En lo más alto de la estantería. Batiéndose al paso de los años.

      PD: Le escribo por primera vez, pero ya le llevo leyendo algún tiempo por recomendación de Forfy. Siga así. Saludos!

    2. Victor dijo...

      Yo les hice mil putadas; luchaban tambien en una alfombra que tenia un diseño de rectangulos; el el rectangulo central estaba el castillo medieval ( otra joya ) y en el "foso" que lo rodeaba estaba el barco. Si, tuve los clics mas violentos, los medievales y los piratas, asi he salido. Mis aventuras eran la mar de bizarras, mezclandolos con la granja, la gasolinera y el equipo de bomberos, puro delirio anacronico-

    3. Alan dijo...

      Qué bueno. Yo también soy del ochenta, y el barco pirata era uno de los mitos de mi infancia. Tengo que decir que nunca lo tuve (sigh) porque los vehículos rodantes siempre se ganaban mi atención. ¡Qué grandes los playmobil!